La auto-compasión, una nueva forma de practicar el bienestar

La auto-compasión, una nueva forma de practicar el bienestar

A partir de los efectos ocasionados por la pandemia, las ciencias del comportamiento han desarrollado nuevas estrategias para generar resiliencia y bienestar. Ante las complejidades de los procesos de adaptación, los seres humanos hemos visto amenazada nuestra estabilidad y sentido de seguridad.

Practicar la auto-compasión, requiere de atención plena a nuestras emociones, contextos, relaciones y circunstancias para comprender que la vulnerabilidad es algo tan humano como los sentimientos y emociones.

Las organizaciones positivas se destacan por promover ambientes de bienestar en los que se pone al centro a las personas y se busca de manera permanente el reconocimiento y la auto-valoración.

El desarrollo de la auto-compasión impacta positivamente entonces la forma en la que nos desenvolvemos en el ámbito laboral; solemos relacionar el crecimiento personal con determinación, resiliencia y trabajo duro, pero este proceso no puede darse sin un ejercicio de auto-reflexión.

Es importante reconocer que, como individuos y seres humanos, poseemos capacidades, fortalezas, debilidades y limitaciones. Especialmente dentro de una organización que busca promover los ambientes laborales de bienestar, no podemos caer en el error de sentirnos superiores o inferiores al resto; esto sólo lleva a una frustración constante, a la complacencia o al derrotismo.

Una vez que aprendemos a tratarnos con más amabilidad y practicamos la auto-compasión, estamos dando el primer paso a alcanzar objetivos realistas y alineados a nuestros rasgos personales, lo que posteriormente se convierte en la base de la mejora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *